El Ford Capri de 1969 celebra medio siglo de vida

0
151

E

n 1969, el mismo año del festival de Woodstock y de la llegada del hombre a la Luna, la firma Ford lanzaba a la venta en Europa el coupé Capri. Llamado a ser el Mustang en el Viejo Mundo, este auto le brindo unas buenas ventas a la marca de óvalo en Europa: en sus tres generaciones llegó a casi dos millones de unidades. El Ford Capri también se comercializó en Australia y Sudáfrica.

El Ford Capri, nació del Cortina y compartió componentes con ese sedán de inicios del 60, fue diseñado por Philip T. Clark, creativo que estuvo involucrado en la concepción del Ford Mustang.

F

ord no quería descuidar su mercado de ultramar más preciado y le pidió a Clark dar vida a un símil de menores dimensiones, pero que hiciera partícipe a los conductores de las sensaciones que se experimentan en el ponycar americano precursor del segmento.

El Ford Capri, nació del Cortina y compartió componentes con ese sedán de inicios del 60, fue diseñado por Philip T. Clark, creativo que estuvo involucrado en la concepción del Ford Mustang.

El Capri fue presentado en enero de 1969 en el Salón de Bruselas y sus ventas iniciaron apenas semanas después, en febrero. En un primer momento, el coupé se ensambló en Genk, Bélgica; Halewood, Reino Unido y Saarlouis y Colonia, en Alemania. Pensado en cubrir una alta demanda, se caracterizó por una amplia gama de motorizaciones disponibles.

E

n Inglaterra se comercializaba con motores de cuatro cilindros de 1.3 y 1.6 litros, mientras que para el resto de Europa se hacía en mecánicas V4 de 1.3, 1.5 y 1.7 litros. En tanto, el V4 2.0 litros y el V6 2.0 litros quedaron como topes de gama en sus versiones de volante a la derecha (inglés) y volante a la izquierda (alemán), respectivamente.

Aunque el Ford Capri cesó su producción en 1986 en Europa (en Sudáfrica se mantuvo hasta entrados los 90, donde llegó a montar incluso un motor V8), hoy es uno de los autos clásicos más recordados en Europa.